Cómo hacer de tu cocina un lugar funcional

 


organizer-791939_1280

 

La cocina es un arte y como tal, una actividad en la que puedes dar rienda suelta a  tu creatividad. Sin embargo,  disponer de la organización del espacio y contar con las herramientas indispensables son dos aspectos que necesitan estar presentes para hacer de este  “taller creativo”  un lugar funcional.  En otras palabras, no se trata de hacer que la cocina sea de utilidad para que nuestra familia se prepare algo de comer, sino de participar haciendo los arreglos convenientes para que su operación contribuya a obtener el mejor provecho del presupuesto que invertimos en alimentos semanalmente.

Una cocina funcional te permitirá optimizar tus recursos.
 

Si estás pensado cuánto costará reordenar tu cocina, te animo a que consideres cuánto te está costando cada día en el que NO estás tomando las riendas de este espacio:

  • La cantidad de productos que se tiran a la basura porque no se utilizaron a tiempo.
  • La cantidad de tiempo que se invierte de más en la cocina por usar métodos tradicionales para preparar nuestras recetas.
  • La cantidad de dinero que se desperdicia comprando cosas en el supermercado que en realidad no se necesitaban por falta de planeación.
  • Los gastos inesperados que se hacen comiendo fuera de casa porque no se preparó comida.

 

Wedding Flower arrangement

Tu cocina no tiene que ser un completo desorden para que tus recursos se estén fugando.Es en los pequeños detalles de la vida cotidiana donde muchas veces podemos estar viendo una coladera de gastos.   Lo cierto es que siempre podremos mejorar y encontrar estrategias para maximizar su rendimiento, si es que estamos dispuestos a colaborar con los cambios.

Te comparto aquí cuatro puntos que a mí me han servido mucho en el proceso de hacer de mi cocina un lugar eficiente de trabajo:

 

 

1. Organízate:

Los productos que guardas dentro de tu alacena, gabinetes  y refrigerador que no están a la vista (porque están sobrepuestos y/o amontonados) tienen uno de estos dos destinos: Se quedan en el olvido (echándose a perder) ó los compras dos veces.  Indistintamente del tamaño de tu cocina, siempre es posible darle estructura a todo lo que tienes guardado facilitando su exposición y acceso. Esto aunque pareciera una labor titánica al principio, repercutirá enormemente en tu bolsillo si te atreves a dar un giro en este sentido a tu cocina.

"Todo cabe en un jarrito, sabiéndolo acomodar."

  • Integra organizadores de cocina que te ayudarán a dar orden y mantener las cosas en su sitio.  Adquiere aquéllos que se adapten a tu presupuesto, ó bien puedes elaborarlos tú mismo. Advertencia: Reacomodar sin anaqueles, canastas ó estantes en niveles,  te llevará a poner todo muy bonito POR UNA SOLA VEZ….. para luego volver a encontrarse con todo en el sitio de antes.
  • Inviértete en esta labor de reacomodo de manera gradual enfocándote en un espacio a la vez.  Dale prioridad a tu alacena que es el lugar donde guardas los productos no perecederos y luego continúa hacia las demás áreas de tu cocina.
  • Aprovecha para deshacerte de aquellas cosas que no utilizas con cierta regularidad.  Te sorprenderás de la cantidad de artículos que solo ocupan espacio y que prescindir de ellos no te dará ningún problema.

Te presento aquí algunos ejemplos de cómo estoy organizando mi cocina.  Una imagen habla más que mil palabras:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquí puedes adquirir los organizadores en Amazon*:

2. Equípate: 

Durante muchos años, cociné “al tanteo” porque así aprendí de mi mamá y abuelita; pero ahora no puedo concebir una cocina funcional sin las herramientas que me permitan tener éxito en los resultados de mis recetas.   Cocinar es un arte basado en MEDIDAS y CANTIDADES, por ello, resulta escencial contar con los utensilios básicos.

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose.

A muchas nos gusta experimentar, es cierto; sin embargo, tengamos en cuenta que una gran variedad de ingredientes requieren de las proporciones EXACTAS para que puedan incorporarse adecuadamente (ejemplos: el harina de coco y otras harinas, el polvo para hornear, el vinagre, etc).  En este blog encontrarás muchas recetas que solo van a resultar, si se respetan las cantidades señaladas.

Checa aquí a mis inseparables ayudantes en mi equipo de cocina:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mis cucharas favoritas de medir tienen imán y así puedes mantenerlas unidas dentro de tu cajón:

Aquí puedes adquirir estos utensilios en Amazon*:

3. Agilízate:

Tu tiempo vale oro.  Las horas invertidas en la cocina pueden reducirse obteniendo los mismos buenos resultados si te dispones a incorporar elementos que faciliten tareas que usualmente son laboriosas.  Tener un ayudante de cocina suena como una idea formidable, pero esto no es posible para muchas de nosotras que requerimos encontrar estrategias que nos apoyen a correr los procesos en la cocina en paralelo con otras actividades,  sin castigar el sabor final de nuestras recetas.

Agilizar procesos requiere romper viejos esquemas,  tradiciones e ideas preconcebidas.

“Así lo hacía mi mamá”, “Yo no tengo tiempo para intentar algo nuevo”, “Es que no  puedo hacerlo de otra forma”, son solo algunos ejemplos de argumentos que nos limitan de participar  eficientemente en este taller creativo.

Estos tres artículos se han vuelto imprescindibles para hacer rendir mi tiempo:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquí puedes adquirir estos artículos  en Amazon:*

4. Calendariza:

La única manera efectiva que conozco para operar en mi cocina es plasmando mis ideas por escrito.  Lo que le confío a mi memoria muchas veces se me pasa por alto.  Escribir en un papel (ó una nota en mi celular) me permite darle seguimiento a lo que planeo cocinar en la semana y recordar aquello que necesito comprar en el super mercado (sin tener que estar regresando después).  Mi abuelita siempre dijo:

La buena cocinera no es la que cocina bien, sino la que sabe bien no desperdiciar.
  • Improvisar es muy provechoso si te inviertes creando recetas con los ingredientes ó sobrantes que te quedan a lo largo de la semana.
  • Atrévete a utilizar sustitutos e inventar nuevos platillos con lo que tienes a mano.
  • Genera un bosquejo de los menús básicos que estarás cocinando y escríbelo…. aunque sea en una servilleta; siempre y cuando no la tires 🙂
  • Usa la puerta de tu refrigerador como la pizarra para registrar lo que necesitas tener en cuenta para la operación diaria de tu cocina.

Estos son algunos accesorios para tu refrigerador que podrían ayudarte:*

Un lugar organizado, equipado, donde agilizamos procesos y planeamos transformará la forma en la que cocinamos y aprovechamos los recursos.

 

* “La Comida Que Sana” es un participante del Programa de Afiliados de Amazon.com, un programa filial de publicidad diseñado para proporcionar los medios a los sitios para obtener comisiones por publicidad, al hacer publicidad y enlaces a Amazon.com.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s