Nuevos esquemas de pensamiento

IMG_7831
Natillas horneadas de cebada con queso (Pudín)

Comer saludable no es un asunto de “gustos” sino de esquemas de pensamiento. 


¿Existe tal cosa como un postre saludable? Eso es lo que estamos descubriendo por aquí.  Cuando el médico te ha dicho que necesitas bajar de peso y cortar el azúcar (entre otros), todavía hay esperanza para quien está dispuesto a comprobar que hay alternativas fáciles y deliciosas que contribuyen  a nuestra salud. ¡Aunque usted no lo crea! 😀

Nunca antes había escuchado de la cebada, que no fuese como el producto del cual se produce la cerveza.  La cebada es un cereal lleno de propiedades nutritivas y medicinales, es altísimo en fibra y ayuda a reducir los niveles de colesterol alto.   Funciona como un sustituto excelente al arroz blanco en tu dieta. Checa aquí los beneficios y evalúa por ti mismo si no vale la pena probarlo:

Imagínate todas estas propiedades integradas en un postre, como “arroz” ó en una deliciosa sopa.  ¡Yo estoy emocionada! Me sorprende la apertura de mi comensal favorito a probar de T-O-D-O; no es que le haya cambiado el “gusto” por la comida ni que se haya resignado; más bien está despertando a una  nueva manera de pensar. En lugar de aferrarse a la idea de “no puedo vivir sin el azúcar y sin el arroz”; está abriéndose gustosamente a las alternativas deliciosas que están disponibles, pero que NUNCA SE NOS PRESENTARON COMO TALES.

 

El temor a lo desconocido, el aferramiento a la costumbre, el engaño de que es “difícil”,   los prejuicios de lo que el cambio implica, son las verdaderas barreras en este proceso.  No las busques más afuera; están en tu interior.

 

Hemos probado la cebada en tres diferentes platillos y su sabor es muy parecido al del arroz blanco. Este es el comentario de dos de mis catadores aquí en casa, quienes me dan su opinión con toda honestidad.  El consumo de arroz blanco tiene implicaciones negativas para la salud que no se nos dan a conocer y esa ignorancia, no nos exenta de sus consecuencias.

 

 

Nosotros pusimos manos a la obra con estas natillas de cebada con queso y quedamos muy satisfechos con el resultado.  Para quienes no consumen lácteos, ya encontraremos un sustituto para el queso. Mientras tanto, esto quedó muy rico. Aquí te va la receta:

 

RECETA DE NATILLAS HORNEADAS DE CEBADA Y QUESO 
Tiempo de preparación: 35 min.  Tiempo de horneado:: 30 min.
Rinde de 6 a 8 porciones.

Ingredientes

  • 1-1/2 tazas agua
  • 1/2 taza de semillas cebada perlada sin cocer (de preferencia que sean orgánicas)
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 2  tazas de leche de almendras (puedes usar leche de coco como otra opción)
  • 1/2 queso crema (Yo usé queso Philadelphia orgánico)
  • 2 cucharadas de azúcar de palma de coco (ó más si deseas que esté más dulce).
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 taza de pasas
  • 1/4 cucharadita de canela en polvo (yo utilizo canela tipo Saigón)
  • 1 raja de canela
  • 1 chorrito de crema para batir.

Procedimiento:

  1. Precalentar el horno a 175ºC / 350ºF. Mientras tanto, en un sartén grande, poner a hervir el agua. 
  2. Añadir las semillas de cebada y la sal. Reducir el fuego y dejar hervir sin tapar por 15 minutos, moviendo ocasionalmente. 
  3. Añadir la leche y la raja de canela. Cocinar a fuego bajo por 10 minutos más ó hasta que las semillas de cebada estén suaves revolviendo constantemente.
  4. Por separado mezclar en un tazón: el queso crema, la crema para batir, el azúcar de coco, los huevos y la vainilla utilizando una batidora.
  5. Verter esta mezcla a las semillas de cebada que tenemos en el sartén y revolver bien.
  6. Engrasar seis refractarios de vidrio de 6 onzas (de los que se usan para hacer gelatinas) y llenar cada uno con la mezcla. Espolvorear por encima con pasas y canela.
  7. Colocar estos refractarios en una charola para suficientemente honda, que contenga unos 2 cm de agua hirviendo.  (Ver foto 1)

    IMG_7822
    Foto 1
  8. Hornear (sin cubrir) por 35 minutos aproximadamente ó hasta que al insertar un cuchillo en el centro de la natilla, este salga limpio.
  9. Dejar enfriar y refrigerar.

NOTA: Se pueden comer en caliente o frías, según el gusto. Cuando se hornean las natillas, es normal si notas que aparecen capas.

.
IMG_7833

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s