La de la comida “rara”

IMG_8490
Frijoles blancos, judías blancas, porotos blancos.

Si hace un año atrás, alguien me hubiese enseñado las recetas que ahora cocino, le hubiese dicho: “Gracias, pero esa comida me resulta muy inusual”.   La verdad es que:


Lo que tradicionalmente calificas como comida deliciosa, no necesariamente corresponde en su contenido nutricional. 


Creo que una persona necesita pasar por una buena sacudida para atreverse a cuestionar sus propias costumbres.

  • ¿Por qué como estos alimentos?thinking
  • ¿Qué efectos en realidad producen en mi cuerpo?
  • ¿Cómo está contribuyendo la forma en la que como a las metas y expectativas que tengo para mi vida?

Queremos disfrutar de resultados extra-ordinarios, viviendo (comiendo) de manera ordinaria (tradicional). 

Si, hoy yo soy la de la comida “rara” que publica recetas de alimentos extraños que para la opinión de muchos, deben saber a rayos.  😀  Sin embargo,  la realidad es que la opinión de tu hígado, de tu páncreas,  y tu colon puede diferir muchísimo de tu particular punto de vista.

Nosotros estamos verdaderamente contentos por la avenida en la que nos ha posicionado esta odisea, y mucho más con los resultados que los mismos médicos están reconociendo en el estado de salud de mi comensal favorito. Aunque resulte difícil de creer, la gran mayoría de los platillos inusuales que ahora consumimos tiene un sabor que va de aceptable a muy bueno. También hay experimentos que he tenido que tirar a la basura, porque de plano no son comibles.    Pero como hemos platicado aquí antes, el sentido del gusto no cambia por orden del médico (cuando te da la lista de cosas que no puedes comer), sino conforme vas dando pasos lentos y consistentes en esta transición.  El aumento considerable de frutas y vegetales crudos en tu dieta cotidiana, sumado a la eliminación de azúcares, conlleva gradualmente a que tu paladar disfrute de otro tipo de alimentación.

Para seguir rompiendo costumbres,  esta semana estamos incorporando frijoles blancos en nuestro menú.  Los frijoles negros y frijoles bayos eran lo único con lo que yo estaba familiarizada; sin embargo, incursionamos probando las alubias blancas (también conocidas como:  habichuelas blancas, judías blancas, porotos blancos).  En Estados Unidos, se les conoce como “Navy beans” (frijoles de la marina).

IMG_8489

Aquí te va una buena razón para probar estas alubias:

Las alubias blancas están arriba en la lista de legumbres ricas en fibra, ofreciendo 19 g por taza, lo que es casi la mitad de la cantidad recomendada para consumir diariamente, afirma el Linus Pauling Institute en la Oregon State University. Las alubias también son una buena fuente de proteínas, proporcionando 16 g por taza además de, al menos, un cuarto de la cantidad recomendada diaria de tiamina, ácido fólico, hierro, cobre, potasio, fósforo, manganeso y magnesio. Una porción de 1 taza de alubias contiene 255 calorías y 1,1 g de grasa.

 

IMG_8487Aunque estos frijoles blancos están disponibles en lata, nosotros hemos optado por descartar el consumo de estos productos, integrando una manera fácil de cocinarlos en casa y tenerlos a la mano.

Esta mañana muy temprano, me desperté para hacer el desayuno, mientras que  a su vez, ponía a cocinar las alubias blancas en una olla eléctrica de cocción lenta.  Pude irme a trabajar y al regresar a casa por la tarde,  la sopa estaba lista para servirse. ¡Yay!  Mi comensal favorito les dio el viso bueno. Pasaron la prueba de fuego…. je je je….

RECETA DE SOPA DE ALUBIAS BLANCAS

Ingredientes: 

  • 500 grs.  de alubias blancas (ó judías blancas, frijoles blancos, habichuelas blancas, porotos blancos)
  • 8 tazas de agua
  • 1/2 cebolla blanca grande picada finamente
  • 3 dientes de ajo molidos
  • 1 ó 2 chiles jalapeños picados.
  • Sal al gusto

 

Procedimiento: 

  1. Colocar las alubias blancas en un cedazo y enjuagarlas con agua fría.  Revisar  las alubias cuidadosamente para eliminar las que luzcan de un color, forma o textura diferente.
  2. Verter las ocho tazas de agua con las alubias en una olla eléctrica de cocción lenta (Crock pot – Slow Cooker) a temperatura BAJA durante OCHO HORAS. 
  3.  Un par de horas después de haber encendido la olla, agregar la cebolla picada, el ajo y el chile jalapeño.
  4. Cuando las alubias estén completamente suaves (esto es después de 7 horas), sazonar con sal al gusto. Dejar hervir por unos minutos.
  5. Servir y disfrutar.

 

IMG_8465

 

Si te interesa saber por qué los productos de lata, no resultan la mejor opción para tu salud, checa mi nota: Regresando a lo básico

 

3 comentarios

  1. La de la comida “rara”, gracias por el tiempo y experiencias que nos compartes, créeme, a su tiempo toma sentido Lo de la comida rara, en cada persona, esperando que Cómo mencione al principio realmente en su tiempo cada uno tome esta gran desicion de cambios de habitos y espero que no sea demasiado tarde.
    Adelante, todo esta riquisimo, gracias

    Me gusta

    • Querida Rosy, gracias de verdad por tus palabras de ánimo. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Esto de la comida “rara” es una experiencia que cada persona necesita decidir individualmente y comprobar en carne propia, para darse cuenta que lejos de estar “castigado”, eres privilegiado 🙂 Gracias por tus comentarios!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s